Foro 100% Yaoi/Yuri/Hetero...el unico limite es la imaginacion
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Trabajando...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Manzhanakaiyr
Beta
Beta
avatar

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 33

MensajeTema: Trabajando...   Sáb Feb 12, 2011 1:25 am

Ikuto, como de costumbre, se encontraba en la biblioteca. Normalmente aquella era hora de clase y no venia mucha gente, por lo que se decidió a organizar los libros de la biblioteca que estaban fuera de lugar. Los estudiantes siempre venían y los cambiaban de puesto con sus prisas, y era su trabajo volver a ponerlos en su lugar. Suspiró y se acomodó las ropas antes de ponerse en pie. Abrió las ventanas porque el dia era soleado, asi que no había peligro de que estallara una lluvia repentina y asi el aire al menos refrescaria un poco el lugar. Tomó el carrito y comenzó a pasar por entre los estantes. Gracias a su memoria fotografia recordaba donde iba exactamente cada libro asi que podía sacar los que no estaban en su sitio, llenando el carrito mientras caminaba por los pasillos sin prisa, tarareando distraidamente.

_________________

De pronto saltó sobre el carrito un pequeño minino de pelaje dorado, sus ojos verdes contrastaban de forma muy linda con éste. Miró fijamente a Ikuto, se acercó a olisquearlo un poco antes de larmerle la mejilla, había apoyado sus patitas en el pecho del peliplata y su mirada fija tenía algo extraño, como si no fuera de un gato normal. Comenzó frotar su pequeña cabeza contra su pecho, algo en su olor le había más que fascinado...

_________________

Ikuto se sorprendió cuando ese gatito apareció de la nada y le sorprendió un poco. No recordaba que hubiera gatos en el instituto. A lo mejor era de algun estudiante. Cuando se disponía a estirar una mano para acariciarlo, el minino se apoyó en su pecho y lamio la mejilla. Aquello le hizo cosquillas. - Jajaja, con cuidado minino... - Susurró el peliplata con una risa leve, sintiendo como luego se frotaba contra él. Lo tomó entonces en sus brazos un instante, acariciando suavemente su cabecita, su mentón y detrás de sus orejitas. Era bastante adorable el animalito, era algo inevitable. - Eres lindo gatito, pero yo tengo que trabajar... - Le dijo mientras lo acariciaba suavemente - Puedes quedarte pero solo si prometes no hacer desastres, ¿de acuerdo? - Inquirió sonriendo de manera suave antes de dejar al felino sobre el carrito, y seguir revisando los estantes, estirando su mano para acariciar al felino distraidamente de vez en cuando.

_________________

El gatito ronroneó disfrutando de sus caricias, tenía unas manos muy blancas y cálidas. Tanto su cabellos como sus ojos eran raros e hipnotizantes para él, no resistió juguetear un poco con uno esos mechones blancos que estaban meciéndose frente a él, debido a que el bibliotecario inclinaba la cabeza hacia él para mirarlo y acariciarlo. Maulló un poco como si accediera a su petición y se quedó el carro observando todo, los titulos de los libros, no le gustaba leer pero se le había hecho costumbre ya que en el ejército era algo fundamental. Pero en cuanto se puso a curosear comenzaron los problemas del chico pacífico. Saltó en uno de los estantes medio vacíos y empezó a trepar con agilidad hacia la cima de la estantería, haciéndoles algo de daño en el lomo a los libros al aferrarse a ellos con sus garritas, parecía estar persiguiendo algo...

_________________

Se le hacía graciosa la manera en que el minimo maullaba de vez en vez o jugueteaba con sus largos cabellos claros... O al menos hasta que el minino decidio dejar de portarse bien. Observó, asustado, como saltaba para subirse al estante, arañando los lomos de los libros en el proceso. Sus pobres libros. - ¡Gatito, no! ¡Baja de ahi! - Le reclamó el peliplata en medio de susurros alterados, pero al ver que no le hacía caso, fue a buscar la escalera para treparse y bajarlo. Tuvo que ir unos cuantos pasillos más allá para buscar la escalera, traerla rodando y apoyarla en el estante. Con cuidado se subió pero la escalera se movia, cosa que no le era muy favorable. - Gatito, ¡Ven! ¡Baja de ahi! - Repitió, intentando llamar su atención y que le hiciera caso.

_________________

Mientras se había ido con la escalera el gato había correteado a su pequeña victima, un ratón diminuto, por dos estanterías, luego había regresado brincando a la que había trepado inicialmente y asechaba al ratón, ignoraba a Ikuto. De pronto el ratón saltó a la siguiente estantería nuevamente y al impulsarse con sus patitas había hecho balancearse al mueble peligrosamente para el peliplata.

_________________

Veía como el gato parecía acechar algo que el no podía ver bien, dado que estaban en un extremo de la estantería. En cuanto el felino salto y el mueble se tambaleo. El oriental tuvo que sostenerse con fuerza de este para no caerse del estante, aunque algunos libros se calleron a causa del movimiento. - No! Los libros! - Lloriqueo de manera un tanto infantil, mientras el mueble poco a poco se estabilizaba de nuevo. Se deslizó de nuevo al piso rápidamente y persiguió al felino por los estantes desde el suelo, intentando sostener estos para que no se calleran, aunque no con mucho éxito, ya que de igual forma algunos libros se caían, cosa que el intentaba evitar. - No! Gatito para, por favor! - Le suplicaba al felino mientras lo perseguía.

_________________

Los libros seguían cayendo y el ratonsito chillaba por su vida brincoteando de un estante para otro. Terminó armando un desastre total ese gato malvado.

Llegó un momento en el que el ratón saltó al piso y el gato al impulsarse nuevamente para perseguirlo del último estante, tiró este, que luego tiró el siguiente y el siguente como fichas de dominó hasta que sumaron 4 los caídos en la persecución, la cual prosiguió por el piso, se cayeron algunas sillas delgaduchas de las mesas junto a la puerta, luego el bote de basura. Siguieron su persecución trepando hacia la barra de atención a los alumnos, donde acabaron con la cafetera, tiraron los vasos, el directorio de busqueda y el teclado de la computadora de registros. Finalmente el gato atrapó al pequeño ratón junto a la ventana de la cual tiraron una macetita de adorno y volteó a mirar lindamente a Ikuto con el ratón en la boca, con toda la inocencia, como si no hubiera hecho nada.

_________________

Ikuto intentaba mantener los muebles en su sitio, aunque sin éxito, y cuando el gato y el raton saltaron al suelo, no pudo hacer más que observar como su amada biblioteca, su sagrado recinto quedaba hecho pedazos frente a sus ojos; los estantes, las sillas, el bote de basura, la cafetera, los vasos, el teclado y por ultimo una maceta. Cuando se volteó y le vio con el raton en la boca, no sabía si debía agradecerle por haberlo cazado, o matarlo por haber destruido su amada biblioteca. - Tú, gato... - Finalmente se dejó caer al suelo de senton, agotado. - No puedo... - Dejó caer la cabeza en sus manos por un instante. ¿Como iba a arreglar semejante desastre?

Justo en ese momento, por casualidades del destino o quien sabe que, Asriel abrió la puerta de la biblioteca en busca del peliplata. - Oye Ikuto, ¿Ya han devuelto el libro de...? - Sin embargo, se calló de pronto cuando observó el desastre en que se encontraba el recinto. - ¿Que paso aqui? - Preguntó, asombrado de semejante desastre.

- Si te digo que fue un gato, ¿Me creerias? - Inquirió, mirandole por encima del hombro con un puchero, como si estuviera a punto de llorar.

Asriel suspiró. - Probablemente no. Pero siendo tú, podría considerar que es cierto - Masajeó el puente de su nariz como si tuviera jaqueca - ¿Te ayudo? - Ofreció.

- Por favor... - Rogó el bibliotecario, un poco más animado por el ofrecimiento ajeno, dejando escapar un suspiro antes de levantarse y ver en que podía ayudar.

_________________

El gato se escapó con el ratón por debajo de la puerta cuando el otro la abrió y se fue a jugar con él al jardín sin ponerse a pensar si quiera en que el pobre Ikuto tendría que limpiar su desastre, tal vez pensaría eso hasta que volviera a su forma humana, ya que de gato era en serio que sentía que su mente se minimizaba ya que sólo podía poner su atención en un objetivo a la vez, todos los felinos eran así de voluntariosos.

_________________

Gracias a la ayuda del subdirector, Ikuto logró tener todo acomodado con mayor facilidad. Alzaron de nuevo los estantes y pusieron todo en su sitio... excepto porque ahora debia acomodar todos los libros caidos de nuevo en su sitio. Suspiró los organizó todos de nuevo en el carrito para ponerlos en su sitio, intentando tenerlos acomodados antes de la hora del almuezo, ya que muchos estudiantes aprovechaban de venir en aquella hora tan poco concurrida. Esperaba que ese gato ya no volviera a hacer desastre o esta vez tendría que echarlo.

_________________

Un rato después el dichoso gato se apareció de nuevo sentado en su escritorio, meneando lentamente su colita y observándolo fijamente, ¿Era mágico ese humano? No, tal vez sólo era mutante, con sus poderes había tenido que haber acomodado todo eso ya que él solo estaba seguro de que no habría podido y menos en tan poco tiempo...Salto al carrito de nuevo cuando paso junto a él, con un pequeño maullido.

_________________

En cuanto escuchó aquel maillído, de inmediato se tensó, mirando por todas partes hasta descubrir su origen; de nuevo era ese gato, montado en el carrito. Lo miró y frunció el ceño, tomándolo del pelaje del cuello sin hacerle daño. - Tú... - Le miró, serio por instantes, pero luego no pudo resistir la inocente expresión del felino. Oh por dios, era sólo un animalito, seguro no lo había hecho a propósito y no tenía corazón para enojarse con él. Suspiro y lo dejó de nuevo en el carrito. - Esta bien minino, te daré otra oportunidad... Pero sólo está! - Advirtió - Si vuelves a hacer alguna travesura, te vas por donde llegaste... - Le advirtió, no pudiendo resistir la tentación de acariciar detrás de sus orejitas antes de volver a hacer su trabajo.

_________________

Riley se sintió satisfecho de si mismo al ver que su cara de convencimiento había resultado, tenía un nuevo objetivo, enmendar lo que había hecho con el peliplata, así que solamente se quedo allí, esperaba que su curiosidad no lo venciera una vez más, así que para no distraerse mirando a su alrededor, se puso a mirar fijamente al bibliotecario, con esos misteriosos ojos que tenían un brillo distinto...un brillo de inteligencia inpropia de los animales, ojalá que su insistente mirada no hiciera que Ikuto se descontrolara y pasara otra cosa.

_________________

Ikuto comenzó a caminar por entre los pasillos, reacomodando los libros y colocando los que llevaba en el carrito en su respectivo puesto. Su sola presencia emanaba un sentimiento de calma, paz, tranquilidad del que él nisiquiera era conciente. De tanto en tanto miraba al felino, quietito observandole y se le hacía realmente lindo, por lo que no podía evitar acariciarle la cabecita de vez en cuando. Su mirada le causaba curiosidad, más aún aquel brillo que detectaba en ella pero ni siquiera se imaginaba de lo que realmente se trataba. - Parece que eres muy listo, minino... - Musitó suavemente, acariciandolo - Si prometes portarte bien y no hacer un desastre como el de antes, puedes quedarte conmigo... - Ofreció, sonriendole con suavidad, mientars le acariciaba con sus dedos largos y finos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://xfactor.activoforo.com
Manzhanakaiyr
Beta
Beta
avatar

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 33

MensajeTema: Re: Trabajando...   Sáb Feb 12, 2011 1:27 am

Rylei no podía creer lo que escuchaba, debía ser muy bueno de corazón aquel mutante como para proponerle quedarse con él después del desastre que había hecho allí, un ronroneo suave le dio un "Sí" sin palabras al peliplata, mientras frotaba su cabecita contra su abdomen, luego se paseó un par de veces por debajo de su mano, frotándose contra ésta con sutilidad. Luego se acomodó tranquilamente recostado sobre el carrito, mientras esperaba a que terminara de acomodar los libros.

_________________

Sonrió al ver al minino ronronear. Era realmente adorable aquel felino, de seguro no había sido su intensión hacer todo aquel desastre. Continuó acariciandolo hasta que se quedó quieto y luego terminó de acomodar los libros rápidamente. Luego tomó al felino entre sus brazos y se lo llevó de nuevo a su escritorio, donde lo dejó de pie un instante mientras buscaba las llaves para cerrar la biblioteca. Era la hora del almuezo y a esta hora cerraba para que los estudiantes no fueran a meterse a comer entre los libros o juguetear entre los estantes mientras no estaba. - Vamos minino... - Le llamó tenuemente con las llaves en la mano - Seguro en el comedor encontramos algo que puedas comer... - Señaló con una muy leve sonrisa, llamandole para luego cerrar la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://xfactor.activoforo.com
 
Trabajando...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Campaña PP
» Dos dudas/preguntas.
» Trabajando en la sastrería.
» Rol moderado Dead pool ( Algo ha salido mal)
» Trabajando para hydra (Base Secreta de hydra en America 16 de abril :Johan Schimidtt)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
X FACTOR: El Futuro es Ahora :: El Instituto :: .:~*Tercer Nivel*~:. :: .:~*Biblioteca*~:.-
Cambiar a: