Foro 100% Yaoi/Yuri/Hetero...el unico limite es la imaginacion
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Un lunes molesto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ella
Alpha
Alpha
avatar

Mensajes : 1026
Fecha de inscripción : 16/02/2011

MensajeTema: Un lunes molesto   Vie Feb 18, 2011 4:48 pm

Viernes... ¡Santísimo viernes! Tan mal se había puesto la pelirroja, tanto se había exaltado el día viernes para la supuesta cita que tendría con cierto chico entrometido. Se había puesto como loca, había sacado todo lo que su guardarropa contenía, lo había vuelto a meter para sacarlo de nuevo y optar, al final, por usar lo que al principio había escogido. Estuvo mucho tiempo peinándose ¡Inclusive se maquilló! Y todo... ¿para qué? ¡Para que ese sinvergüenza la dejase plantada, vestida y alborotada!

-¡Tsk! -emitió antes de dejar de barrer la acera, para entrar a su negocio y acomodar bien el letrero de "abierto". Otra jornada laboral comenzaba, por lo que comenzó a trapear el piso, inclusive sacudió los muebles, contó el dinero, atendió a varios clientes. Daba su mejor sonrisa, pero nada más se quedaba sola intentaba ocuparse en algo más para intentar sacarse la molestia... después del mal rato que había pasado la semana pasado, después de un beso e inclusive, después de que ella aceptase salir con alguien, después de tanto tiempo, el muy imbécil la deja plantada. Pero el colmo fue el que ella había confiado en que él llegaría y, como se suponía que pasaría ahí mismo a por ella, esperó en la acera sentada, caminó en círculos y, cuando ya no soportó el frío, entró a sentarse adentro, esperándolo aún... ¿Coraje? ¡Furia, rabia, molestia! No podía ser posible lo que le había hecho a Sahara, ahora que ni se apareciera cerca de ella, que ya tenía mucho que decirle.


Y ahi estaba, frente al lugar donde debio haber llegado el viernes anterior, llevaba ya un par de minutos en la acera de enfrente, por sus habilidades podia alcanzar a percibir el enojo de Sahara y sabia que tenia motivos para sentirse asi, pero tampoco habia sido culpa suya el faltar a la cita. Finalmente suspiro y se armo de valor para cruzar la calle lentamente y ario la puerta de la tienda buscando a la pelirroja para tratar de explicar el motivo de no haber llegado a la cita.

-Sahara?...- la llamo suavemente buscandola con lamirada pues no la veia en el mostrador y finalmente la encontro dandole la esalda mientras parecia que acomodaba algunos discos, respiro hondo y se acerco un poco sin saber realmente como empezar -ahmm... hola...-


Escuchó la puerta, pero estando tan hundida en sus pensamientos, ni siquiera se tomó la molestia de girarse. Siguió limpiando, intentando relajarse, para luego escuchar aquellas voz nombrarla... era de esperarse que reaccionase, pero no lo demostró. Entonces escuchó su saludo y frunció el ceño.

-No puedo creer que te dignes a venir aquí -dijo molesta, sin siquiera girarse a verlo de frente-. Vete de aquí ¿quieres? No tengo ánimos para tratar con patanes como tú -agregó, su molestia detonaba con el puro tono de voz y eso que parecía hablar calmadamente, pues no le dio un tono demasiado agresivo.


Con tan solo escuchar sus primeras palabras y el tono de voz en que le hablaba, supo que enojada se quedaba corto a como se sentia la pelirroja, pero tenia que intentar aclarar las cosas -si vine es precisamente porque necesito hablar contigo... explicarte... no fue mi intencion faltar a nuestra cita te lo juro, es solo que... tuve un imprevisto...- No se movia mucho de su lugar, aun estaba bastante adolorido por la golpiza que el tal Daeron le propinara, si podia caminar o tenerse en pie siquiera era porque Will habia hecho un buen trabajo con sus costillas rotas, aunque aun tenia algunos puntos en la frente y un brazo vendado y con un cabestrillo, si practicamente se habia tenido que fugar de la enfermeria para poder ir a verla y eso solo porque el rubio se entretuvo cambiando los vendajes de Nessa.

-Tú no tienes nada que explicar -contestó mientras limpiaba una de las cajas de discos-, es obvio que ese "imprevisto" seguro debió haber sido alguien mucho más importante que ésta tonta vendedora ¿no? -agregó, dedujo ella misma todo lo acontecido-. Espero que estés contento por haberme hecho esperar, pero ya puedes irte satisfecho, que en realidad no importaba demasiado, por eso no llegaste ¿cierto? -continuó con la que seguía-. Ahora vete, que tengo mucho trabajo que hacer y no quiero tener que estar aguantándote.

Suspiro profundamente al ver que Sahara tampoco se lo estaba haciendo nada facil, se quejo levemente pues al inflar tanto los pulmones le provoco un dolor en el costado, y a pesar de que seguia sin dirigirle la mirada no se marcho de ahi.

-No fue por alguien mas, fue por varias personas mas, pero no es lo que crees... Sahara por favor, te juro que en estos momentos me siento muy arrepentido...- no habia tenido un fin de semana facil, no solo por os golpes sino por la desaparicion de su enano consentido, intentando hacerla entrar un poco en razon poniendo su mano sana sobre el hombro ajeno.


El que le dijera "personas" no arreglaba la situación y, cuando Evan colocó su mano sobre el hombro de Sahara, ésta reaccionó de inmediato y se giró empujando su mano con brusquedad.

-¡No me toques! -emitió a la par de su movimiento, para luego poder mirarlo de frente y abrir sus ojos de par en par ante aquellas heridas a causa de la sorpresa... no se hubiese imaginado que en realidad se refería a algo como eso, por lo que quedó atónita al instante-. Pero... -reaccionó apenas-, ¿qué te pasó?


Retrocedio unos pasos ante la manera abrupta en que dio media vuelta para despues sonreir un poco al verla sorprendida, al menos eso parecio calmar su furia un poco... oh dios a pesar de el enojo se veia tan linda... que no pudo evitar quedarse mirandole unos momentos antes de responder -te dije que habia tenido un imprevisto, pero no te alteres tanto, se ve peor de lo que realmente es...-

-No juegues conmigo -le pidió acercándose con cierta preocupación, acariciando suavemente su mejilla-. ¿Cómo te sientes? En realidad parece muy serio... además, para que no vinieses antes -su actitud había cambiado en un giro de 180 grados, ahora se sentía estúpida al haberse molestado tan ridículamente con el muchacho-. Pero dime... ¿qué es lo que pasó? ¿Cómo recibiste tales golpes? -ahora su rostro demostraba la más honesta preocupación, ya el espacio entre ambos se había desvanecido y ahora ella estaba frente a él procurándolo.

-Ya, ya... esta bien... te contare lo que paso, pero te molesta si me siento primero?... aun estoy algo adolorido ^^U- pidio y antes de esperar una respuesta la tomo de la mano y se fue a sentar con ella a la primer silla que encontro para asi dedicarse a contarle lo que habia sucedido, sin poder evitar demostrar en su mirada la preocupacion y tristeza por la desaparicion de Joey

Lo miró desconcertada y preocupada por la situación. No pudo evitar sentirse mal ante lo que su familia estaba pasando, por lo que tomó su mano con delicadeza y se acercó a él con lentitud, para rodearle con el brazo que tenía libre, con cuidado de no lastimarle.

-No te preocupes -dijo en tono suave-, todo saldrá bien, verás que pronto encontrarán a tu hermano -fue delicada y dulce a la vez, para después separarse de él y darle un suave beso en la frente-. Pronto lo tendrán con ustedes... por ahora, preocúpate por mejorarte para ayudar a encontrarlo, ¿sí? Yo te ayudaré tanto como pueda.


Al percibir ese abrazo reconfortante paso su brazo sano por la cintura ajena y la acerco lo mas posible a el apoyando la frente en su abdomen -no sabes lo mucho que te agradecere la ayuda...- en esos momentos gente era lo que mas necesitaban, pues habian sido varios los que salieron lastimados y no solo por lo que fueran hacer en la Casa Blanca, sino los alumnos que se quedaron en el instituto y recibieron el otro ataque.

-Pero bueno... hoy yo venia a pedir disculpas y preguntarte si podriamos salir otro dia... anda si?... dame otra oportunidad por favor...- pidio con unos ojitos adorables, a los que era imposible resistirse.


-Por supuesto -contestó con una sonrisa-, pero no creas que te dejaré ir tan fácilmente, Evan -se inclinó frente a él-. En realidad te ves mal... ¿hubieron muchos daños a causa de ésto? -cuestionó después-. Creo que... después de todo, podría ayudar un poco más... además, no puedo creer que te escapaces de la enfermería estando como estás... tendremos que evitar eso, por lo que -se quedó pensándolo un momento-. ¡Ah! ¿Te parece si me ocupo de cuidarte mientras los apoyo en lo que necesiten? -le preguntó con una sonrisa, esperando que accediese-. No quiero que te vuelvas a escapar sin permiso, pues en ese caso podrías hacerte daño y, lo que es más, molestar a alguien, sin olvidar que estando yo ahí para ayudarte pueden darte mayores libertades, ¿te parece?

La primera reaccion de parte de Evan fue una enorme sonrisa en su rostro al saber que tendria una segunda oportunidad con esa hermosa chica que lo haia dejado deslumbrado desde que la conocio, y su alegria no hizo mas que aumentar ante la propuesta de Sahara. -De verdad?... quieres ser mi... enfermera particular?...- mientras le preguntaba para confirmar las palabras ajenas, le estrecho un poco mas hacia el.

Sonrió suavemente ante su pregunta, un tanto sonrojada por el hecho de que la acercase más, para después asentir.

-Por supuesto -contestó con tono suave-, aunque ni siquiera hemos tenido una primera cita, puede que sea muy extraño, así que si prefieres no hacerlo, por ninguna razón me molestaría -dijo manteniendo su sonrisa, con total honestidad, puesto que... bien, ya habían tenido un beso, pero ni siquiera habían llegado a la cita como para irse así con él, podía parecer desesperada o rara, cosa que no era, pero prefería borrar esos posibles pensamientos, por si acaso.


-Mmm... si lo pones asi tal vez si sea algo raro pero... entonces el problema se soluciona facil, que te parece si tenemos nuestra primera cita justo ahora?...- pregunto sonriente, estando en compañia de Sahara sin que ella estuviera molesta con el, hacia que hasta el dolor se le olvidara.

Reaccionó ante su invitación, para después sonreír y reír divertida por ello, sosteniendo sus manos con delicadeza.

-¿Ya mismo? ¿Estás seguro? -cuestionó sin borrar su sonrisa-. Digo... ¿te sientes físicamente bien para ello? No quiero que por mí te estés aguantando dolores, Evan.


Esta vez fue el quien tomo las manos de la pelirroja entre las suyas y dejo un beso en cada una para despues sonreirle de nuevo poniendose de pie despacio -tampoco es como si me estuviera muriendo... ademas estaba pensando en algo sencillo, tal vez una hamburguesa y malteada... que te parece?... y si me empiezo a sentir mal prometo que te lo dire de inmediato de acuerdo?-

-Um... -emitió, un tanto dudosa en cuanto el hecho de que se levantó con esa dificultad, por lo que suspiró, aunque riendo bajo ante aquella invitación-. Me encanta tu romanticismo -dijo, con ironía y de forma cómica a la par, para soltarse una mano con delicadeza, yendo a acariciarle la mejilla-. Me parece excelente lo que sea, mientras no termines esforzándote demasiado -dijo, con una sonrisa dulce.

Espero paciente a la respuesta de Sahara y rio por su comentario aunque eso le provoco un leve dolor en las costillas -nhhh... oye no te burles de mis ideas, es una cita como de colegiala ya lo se, pero ni modo que vayamos a rapelear verdad?-

-Eehh... no me refería a eso- admitió, pero realmente le restó importancia y solo le dedicó una sonrisa, para besarle la mejilla con delicadeza. -Está bien a donde sea, Evan... y no puede ser demasiado juvenil, ¿cierto? Tampoco estamos tan viejos- bromeó -y deja de reírte o te seguirá doliendo, torpe.

-En eso tienes razon, y en ese caso hay uno de esos restaurantes de comida rapida no muy lejos de aqui- le tendio la mano para despues fruncir un poco el ceño -hey no me digas torpe, y entonces ya no me hagas reir tanto-

-Estaba bromeando, solo eso- le aseguró, tomando su mano, -y yo no te hice reír- dijo, muy en torno a la inocencia, desviando la mano, con cara de quien no hizo nada. -Pero déjame cerrar... y quitarme ésta cosa- dijo, mostrándole el mandil rojo que estaba usando mientras limpiaba cuando él apenas llegaba, para llevarse ambas manos a la espalda y desamarrarlo, dejándolo a un lado, para buscar después las llaves y encontrarlas. -Listo- le dijo, mostrándoselas.

-Si claro como no...- murmuro levemente pero sonriendo de nuevo y espero a que cerrara, no perdiendo detalle de cada movimiento que hacia la pelirroja y no parecio reaccionar de su letargo sino hasta que volvio a escuchar su voz? -eh?... ah perfecto entonces ven... mi auto esta aqui adelante-

Cerró la puerta con la llave y luego le sonrió, para asentir y seguirle hasta donde el auto. -¿Quieres que yo conduzca?- le ofreció, con una sonrisa delicada, -¿o en definitiva quieres estar al volante?- agregó, suponiendo que podría ser de los chicos que debian conducir su auto porque era suyo y, en realidad, DEBIAN hacerlo ellos xD aunque ella no pensaba que fuese así, podría ser que si.

Llegaron junto al jeep y estaba por abrirle la puerta del pasajero cuando la escucho, miro el vehiculo un momento y despues a ella, sonriendole le entrego las llaves -solo cuida a mi bebe... - despues de todo su jeep mas parecia el vehiculo a tomar prestado a escondidas por los alumnos asi que... mientras se lo devolvieran entero no le importaba que alguien mas condujera.

Se rió ante su respuesta, para darse la vuelta al lado del conductor y subir sin problemas. "Solo cuida a mi bebé...", le parecía que antes lo había escuchado tantas veces pero, que alguien como Evan lo dijera, era curioso y bastante cómico. -Seré cuidadosa con tu preciado bebé, no te preocupes- dijo, irónica, colocándose el cinturón de seguridad y esperando a que Evan lo hiciera para después encender el auto. -Dime a dónde quieres ir, exactamente- le pidió.

Al verla reir arqueo levemente laceja para despues empezar a subir, eso de ponerse el cinturon fue algo mas complicado pues solo tenia un brazo libre pero finalmente lo consiguio -pues, si mal no recuerdo en la otra manzana hay un restaurante, dos cuadras a la derecha y luego diez de frente-

-De acuerdo- contestó, acelerando con lentitud para sacar de la cuadra el auto, para acelerar ya un poco hacia donde Evan le había indicado, sin acelerar demasiado pues, si se encontraban con algún bache, el rebotón sería demasiado doloroso para Evan y lo sabía, así que fue con calma, al fin que no tenían prisa. -¿No sería mejor que avisaras que tardarás un poco? Creo que será un problema que no sepan que estás bien, ¿no crees?-

Con una mirada agradecio que fueran despacio, el traqueteo del jeep no era bueno para sus heridas, iba viendo alternadamente el camino y a su conductora cuando escucho esa propuesta y entonces le aparecio una gotita en la frente y puso cara de niño bueno -este pues... de hecho... nadie sabe que me fui...-

-Lo sé- contestó, de misma forma en que él le dirigió aquellas palabras, -y precisamente por eso lo digo, porque si se dan cuenta van a pegar el grito en el cielo y no creo que yo sea suficiente excusa para que te escapes con semejantes heridas y sin siquiera llamar para avisar que luego vuelves- dijo, mirándole de forma despistada, pero sin dejar de mirar el camino.

-Pero... pero... si llamo mi hermana me va a sermonear por haberme escapado y bla bla bla... mejor que me regañe ya que estemos de vuelta, y la verdad tu para mi si que eres razon mas que suficiente para salir de ahi- aprovecho un semaforo en rojo para hacer que le mirase y poner ojos de cachorrito abandonado

-No intentes convencerme con esos juegos sucios- le dijo, arqueando una ceja -¿es tu hermana mayor, acaso?... Porque suena como si fuese tu madre y lo que hiciese es reñirte y castigarte... te agradezco que digas eso, es dulce, pero ni siquiera a mi parecer soy demasiada cosa como para que te escaparas sin decir media palabra o dejarles una nota para que supieran que regresarias pronto... en fin, ¿ya qué? Solamente te estoy proponiendo que lo hagas- agregó, para acelerar de nuevo cuando el semáforo se puso en verde.

Suspiro cuando le dijo que esas tretas no funcionaban aunque volvio a sonreir al ver que en el fondo si un poquito, claro que cuando le pregunto si su hermana era mayor que el se rasco la nuca algo distraido mientras se sonrojaba apenas perceptiblemente -pues... en realidad Kandy, bueno Kandra es tres años menor que yo, pero siempre ha sido mas uhmmm... centrada por asi decirlo... pero esta bien, avisare que estoy bien y que regreso mas tarde si?- y cerrando los ojos se concentro para mandarle el mensajito por telepatia a su hermana, eso le ahorraba en celular XD

Sintió un poco de frustración al saber que se trataba de su hermana menor... bueno, es que él parecía un tanto temeroso de todo ello y que fuese su hermana menor, pues no le hacía parecer tener muchas razones para ello. Pero le restó importancia, para ir estacionándose cerca del lugar, mirándole concentrarse y esperando a que terminase

-Listo, ya avise, ahora si podemos ir a comer? mira que muero por una malteada de chocolate- dijo con una sonrisa desabrochandose el cinturon de seguridad para bajar del vehiculo.

Rodó los ojos y asintió, divertida y correspondiendo a su sonrisa, para quitarse el cinturón y bajar, cerrando la puerta y siguiéndole, caminando a su lado directo al restaurante, para entrar y observar a su alrededor y, así, después dirigirse hacia la cajera.

-¿Quieres que yo levante el pedido?


Camino un poco mas despacio detras de ella y a alcanzo frente a la cajera -me parece bien... anda escoje lo que quieras, yo con mi malteada y tu compañia soy feliz...- con una sonrisa algo timida le tomo de la mano. Estando asi, hasta las magulladas en su cuerpo se le olvidaban.

Le sonrió... vaya, se veía tan lamentable el que estuviese todo herido, pero igualmente era tan lindo y, cuando le tomó la mano, apenas reaccionó. Le rió divertida y miró a la cajera después.

-Bien... entonces dos malteadas y un rollo de canela, por favor -le pidió a la muchacha, apenas les dieron el precio y Evan pagó, tomaron lo que habían pedido y se dirigieron a la mesa... seguía preocupándole el que le doliera demasiado... bueno, quizá solo estaba exagerando ¿no es así?


Sonrio levemente ante la reaccion un tanto tardia por parte de Sahara y tras pagar y ya sentados, del bolsillo de su camisa sao dos pildoras que sellevo a la oca y trago para despues dar un sorbo a su malteada y entonces mirar a su acompañante.

-Bueno este... ahora ves porque no pude invitarte a un bar por ejemplo, bonita cruzada que me daria con alcohol y estas cosas...- sonrio de lado y se acomodo mejor en el asiento.


Se rió por sus palabras, negando con la cabeza y recargada contra la mesa mientras lo observaba... le apenaba un poco porque, con el físico que tenía, bien sabía que podría ser algún modelo. No parecía cualquier hombre... no parecía un hombre al que te encuentras caminando en la calle de Nueva York... parecía un hombre que te encontraría en la portada de alguna revista y eso la atrapaba, aunque la hacía avergonzar también.

-Ya tendrás la oportunidad de sacarme a bailar apenas te recuperes -le aseguró, observándole con un genuino detenimiento-. Y tendrás te llevaré a tantas fiestas que vas a alucinarme después... tus alumnos serán felices porque su profesor tendrá resaca toda la semana -bromeó, divertida, acomodándose el cabello al pasarlo hacia atrás con una mano-. Ahora que lo sabes... ¿sigues planeando arriesgarte conmigo?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Manzhanakaiyr
Beta
Beta
avatar

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 33

MensajeTema: Re: Un lunes molesto   Dom Ago 07, 2011 4:56 pm

Suspiró levemente con algo de alivio conforme el efecto de las pildoras que le diera Will comenzaba a hacer efecto y el dolor iba disminuyendo poco a poco, permitiendole moverse un poco mas y asi poder disfrutar de aquella improvisada pero esperada cita con Sahara.

Ahora ya sin tanto dolor de por medio pudo reir mas abiertamente por los comentarios de parte de la chica -jajaja... ni creas que con esas "amenazas" me acobardare, mas bien me gustaria ver quien es el que termina con resaca después de irse toda una noche de fiesta...- después de todo el no era para nada una blanca paloma, pero seguramente ahora con Sahara a su lado sería mucho mejor y no por el hecho de que fuera fiestera como el, sino que por fin podría compartir con alguien lo que le gustaba hacer.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://xfactor.activoforo.com
Ella
Alpha
Alpha
avatar

Mensajes : 1026
Fecha de inscripción : 16/02/2011

MensajeTema: Re: Un lunes molesto   Lun Ago 22, 2011 6:47 pm

Al escuchar su respuesta, tan solo alcanzó a hacer una mueca y emitir algo como un "Tsk". Tronó los dedos, recalcando su falla antes de mirarle con un adorable puchero.

-Por un momento me fié de que te quitaría de encima -bromeó, para sonreír ante lo siguiente y negar con la cabeza-. No me dan las resacas... Tengo mis métodos para vencerlas y también me sé controlar con la bebida. Pocas veces me he embriagado realmente, así que te deseo suerte -le sacó así la lengua en broma, para sonreír delicadamente.

_________________
La mayor rémora de la vida...
es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.

Lucio Anneo Séneca
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un lunes molesto   

Volver arriba Ir abajo
 
Un lunes molesto
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Vaya que es molesto tener que esperar...
» [One-Shot] Drew: el chico molesto.
» QUINIELA Liga, Jornada 1(Límite Lunes 25, 17:00)
» Boleto Quiniela Jornada 29; Limite Lunes 11 de Mayo a las 17:59
» Quinigol Jornada 30(20 Liga)(Límite Lunes 17:00)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
X FACTOR: El Futuro es Ahora :: Nueva York :: .:~*Manhattan*~:. :: .:~*Music is World*~:.-
Cambiar a: