Foro 100% Yaoi/Yuri/Hetero...el unico limite es la imaginacion
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Metodos de Relajación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Mariuk
Omega
Omega
avatar

Mensajes : 3362
Fecha de inscripción : 20/02/2011

MensajeTema: Metodos de Relajación   Jue Feb 24, 2011 9:18 pm

Después de una larga función del día, luego de los usuales trabajos, Drocell había ido a refugiarse en el único lugar donde conseguía algo de paz: su camerino. Había sido un dia estresante porque no habia visto a Sebastian en todo el dia, y este apareció unos cuantos minutos antes de su acto, además que había tenido que soportar la depresión de Grell y las usuales discusiones de todo el mundo con Shiel, cosa que no le hacía nada de gracia. Suspiró pesadamente y se dejo caer en su sofá, esperando la llegada de Ceres que, de seguro, tendría alguna buena idea para relajarle, porque tener que soportarlos a todos a la vez en ocasiones le ponía de los nervios, aunque no lo demostrara.

Y tal como el pelirrojo lo supuso,unos momentos despues se escucho que llamaban suavemene a la puerta antes de que esta se abriera y ahi estaba el joven griego, habia cambiado su atuendo de luces y lentejuelas por una sencilla pero fina bata de seda color lavanda que le cubria hasta medio muslo. En una de sus manos traia algunas toallas y en la otra un frasquito que contenia un aceite de aroma relajante. -Pense... que seria bueno darle un masaje relajante despues de un dia tan ajetreado como hoy maestro...- En cuanto cerro la puerta tras el dejo lo que traia en las manos sobre una mesa y se acerco a donde estaba Drocell, arrodillandose a su lado y tomando una de sus piernas para asi empezar a quitarle los zapatos, mirandole de reojo con esas pupilas bicolores.

Drocell suspiró cuando la puerta del trailer se abrió y vio pasar por ella al joven griego. Le hizo una seña para que se acercarse mientras le quitaba el sombrero de copa y lo dejaba puesto sobre la peinadora. Asintió a sus palabras. - Has pensado bien, Ceres... Por eso eres mi favorito... - Admitió con una sonrisa muy leve, llevando su mano a acariciar los cabellos castaños, dejando que se ocupara de sus botas, mientras él se iba soltando de uno en uno los botones del saco de intenso color azul marino y rojo. No importaba lo que hicieran, ya era de noche y cada quien estaba en lo suyo. Y lo de él era estar con el chico griego.


Ceres sonrio ante aquel cumplido -el maestro Drocell es muy bueno conmigo, por eso me gusta complacerlo y hacerlo feliz- murmuro con su dulce voz y despues de descalzarlo se dejo mimar para entonces seguir con la labor que ya habia empezado el pelirrojo, desabotonando primero el saco y quitandoselo, para despues hacer lo msimo con la camisa, sin olvidarse del corbatin rojo, todo lo hacia con la mayor diligencia y suavidad.

Sin oponer resistencia, ya acostumbrado a aquella "rutina" el mayor se dejí hacer, dejando que el menor le quitara cada prenda con el mayor de los cuidados. Aquello le relajaba, más aún cuando era Ceres quien se ocupaba de aquello y no Eris a quien, usualmente, debia terminar atando. Suspiró, llevandose una mano a masajearse las sienes con los ojos cerrados. - Esta va a ser una noche muy larga... - Murmuró pesadamente, pero más que para él, refiriendose al "trabajo" de ceres.


Un rato despues le habia despojado del resto de la ropa y entonces se puso de pie tomando al mano de este para guiarlo a la cama, haciendo que se recostara boca abajo, poniendo primero una talla debajo de el y otras mas como su almohada y finalmente se sento a horcajadas sobre el a la altura de sus caderas para asi verter un poco de aceite en sus manos y comenzar con el masaje, presionando por aqui y masajeando por alla -esta muy tenso maestro...-

- Por eso decía que tendrás mucho trabajo - Exclamó, con aquella voz que parecía no demostrar emoción alguna, luego de haberse recostado en la cama, la cual era enorme y suave, perfecta para pasar en ella largas horas... Como si realmente tuviera tiempo. Suspiro al sentirlo tocar aquellos puntos específicos que el griego bien conocía. - Las manos firmes, Ceres... - Le musitó. Si se ablandaba no le serviría de nada el masaje. Cerró los ojos y se dejó hacer con suavidad por las manos ajenas, acostumbrado a su tacto y también relajado por el aroma del aceite.


-No se preocupe... deje todo en mis manos maestro- murmuro con una sonrisa, presionando con sus dedos aceitados los puntos mas tensos y estresados del pelirrojo para despues acariciar su espalda hombros y costados suavemente, el aroma del aceite inundaba la habitacion y deleitaba los sentidos.

Drocell suspiro y se dejó hacer por el joven de ojos bicolor, el cual ya sabía perfectamente lo que debía hacer para relajarlo, por lo que a aquellas alturas prácticamente no tenía que decirle nada más. Sus ojos se cerraron, disfrutando la sensación de sus manos suaves y delicadas que le recordaban sus encuentros fortuitos con el griego, cosa que siempre disfrutaba, aunque no lo demostrase demasiado.


Paulatinamente el relajante masaje iba convirtendose en sutiles caricias, cada roce de las manos del castaño era con adoracion y devocion hacia su maestro, al igual que los suaves besos que empezo a repartir en su espalda y hombros alternadamente con el masaje.

Acostumbrado a aquel cambio en que la devoción se convertía en sexo, a penas dejó escapar unos suspiros leves por la relajación que ello le provocara, más por ahora nada más podía hacer que no fuera disfrutar de aquello y, llegado el momento, disfrutar de las delicias del cuerpo del griego que se le ofrecía siempre de maneras tan sumisas como provocativas. - Ceres... - Le llamó con voz suave, no severa pero si sería - No tardes demasiado... - Le musitó. No tenía necesidad de ordenarle porque el castaño siempre hacia exactamente lo que él quería.


Estaba algo perdido en las caricias y roces que procuraba al cuerpo ajeno, mas basto que el otro pronunciara su nombre para hacerlo reaccionar y con una sonrisa complaciente se levanto de encima del pelirrojo, quedando arrodillado en la cama, pidiendo mudamente con un suave tiron en el hombro ajeno, que se diera vuelta para dejarlo boca arriba y asi seguir extendiendo el aceite sobre la dermis del pelirrojo, ya no tanto como masaje, sino incitandolo.

Como el menor le pidiera mudamente, se giró hasta quedar frente a él, sintiendo sus manos suaves en sus pectorales y brazos. Su mirada brillo con aquel toque de malicia ligera pero evidente cuando Drocell se incorporó un tanto más para alcanzar la ajena estrecha cintura con sus manos, sosteniendole, acercandole a la vez más a si y acariciándo de manera muy disimulada.


La mirada que Drocell le dirigio, ocasiono un sutil sonrojo en las mejillas del griego y al sentir ese subito agarre escapo un jadeo de sus labios que, por la cercania ahora casi rozaban los ajenos -ma... maestro...- Sus manos se habian detenido por unos momentos en el pecho del pelirrojo antes de volver a moverse, pasando las puntas de sus dedos circularmente sobre los pezones del otro.

Le encantó la sensación del nerviosismo ajeno, su aliento cálido tan cercano al ajeno, cosa que le hizo relamerse los labios de manera inconciente. Habían sido bastantes jugueteos. Ahora lo quería a él. No tuvo que acercarse demasiado para que sus labios rozaran los de su subordinado en un roce leve que luego se volvió más pasional, mordisqueando los ajenos finos labios mientras sus manos bajaban con lentitud hasta alcanzar el borde de la fina bata color lila y colar sus manos bajo ella para acariciar los tersos muslos sin soltar sus labios.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mariuk
Omega
Omega
avatar

Mensajes : 3362
Fecha de inscripción : 20/02/2011

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Jue Feb 24, 2011 9:26 pm

Al sentir la union de sus bocas el castaño entrecerro los ojos dejando escapar un suspiro que murio en labios ajenos al igual que el tenue gemido que las primeras caricias por debajo de la bata le provocaron. Debajo de la fina bata no habia prenda alguna y apenas abandono unos instantes los labios de su maestro en busca de aire para dejar que nuevamente se apoderase de ellos al mismo tiempo que el mismo desataba el liston que mantenia cerrada la bata dejando ver poco a poco su piel.

Disfrutaba la sumisidad ajena, la fragilidad de su cuerpo, la manera en que fácilmente podía hacerle gemir o jadear con un simple roce. Le dejó separarse de sus labios el tiempo suficiente para tomar aire antes de avorazarse sobre su boca de nuevo. Sabía que no necesitaba sostener su cintura para mantenerle cercano porque el menor no se movería, así que llevó sus manos a los hombros ajenos y deslizar la bata de seda que, ahora suelta, deslizó fácilmente por su piel, quedando ambos cuerpos completamente desnudos, volviendo a aferrarle el pelirrojo con un brazo de la cintura, acariciando con dicha mano sus gluteos de una manera más atrevida, mientras su otra mano bajaba entre roces a sus pezones, retorciendolos para provocar al chico.


Se dejo hacer a entera satisfaccion del otro sin despegarse, por el contrario rozaba sutil y provocativamente su cuerpo contra el ajeno antes de sentir la manera en que torturaba sus pezones los cales se pusieron erectos casi de inmediato -maestro Drocell!... mmmm...- hizo su cabeza levemente hacia atras mirandole de reojo con sus pupilas bicolores

Le sostuvo más fuertemente de la cintura, pegando por completo ambos cuerpos con la mano que le rodeaba, dejandose caer hacia atrás con suavidad, dejando al griego sobre sí, sin dejar de juguetear con sus pezones, ya endurecidos. Deslizó sus labios y nariz, rozando la piel de su cuello, su clavicula, lamiendo con la punta de su lengua sobre la yugular, saboreandose la piel de su subordinado, la cual era tan deliciosa como todo él. Sus labios alcanzaron su oido, rozandolos contra este de manera totalmente intencionada. - Quiero sentir tus labios... - Le susurró a su oido, impulsando justo en ese momento su cadera con la ajena, sin tener que ser muy explicito para darle a entender que quería que le hiciera un oral, atrapando sus labios en un ultimo beso salvaje, antes de alejarse para que el girego hiciera lo que debía.


Una vez que sus labios estuvieron libres los suspiros y tenues gemidos no se hicieron esperar y ese susurro le hizo estremecer de excitacion, asintiendo mudamente a sus palabras correspondio a ese ultimo beso para despues repartir algunos mas en el cuerpo del pelirrojo mientras se abria paso hacia la entrepierna de Drocell y finalmente la tomo entre sus manos masajeando un poco primero antes de empezar a recorrerlo con la lengua, todo sin apartar ahora la mirada del rostro de su maestro.

Le encantaban sus suspiros, gemidos, y toda expresión de placer que proviniera de los labios del griego y que él causara, recordandole perfectamente a quien se debía. Se acomodó sobre las suaves sabanas, dejando "trabaja" al de ojos bicolor, sintiendo sus tentadores labios bajar por su piel, hasta alcanzar su hombría, sintiendo primero su mano, pequeña y calida, antes de su lengua, cosa que le causó un completo estremecimiento que no pudo ni quiso disimular. Sus ojos se entrecerraron y su cuerpo se arqueo a penas de manera ligera, más su cuello que otra cosa, dejando escapar un placentero siseo ante las ajenas atenciones, que pronto lograrian endurecerlo en su mano, a la par que el llevaba una de las propias a propinar caricias ligeras al cabello y la espalda fina de su subordinado. Su cuerpo era tan delicioso...


A pesar de que Drocell no era muy expresivo verbalmente, los leves estremecimientos y movimientos de su cuerpo eran suficientes para que Ceres supiera que lo que hacia era placentero para su maestro, asi que buscando incrementar las sensaciones placenteras para el, pronto ya no solo lamia el miembro ahora erecto sino que se lo llevo a la boca engullendolo casi por completo y asi mamar avidamente a la vez que sus manos se entretenan ahora en acariciar la base de su pene y sus testiculos, disrutando a la vez del rumbo que tomaba lo que habia empezado como un masaje.

Un suspiro leve se le escapó de los labios cuando finalmente la humedad de la cavidad del griego envolvió su sexo erguido de una manera deliciosa. Sus manos, que acariciaban la espalda y los cabellos del joven, se aventuraron mas atrevidamente a acaricias sus gluteos de manera un tanto indecorosa a la par que sus suspiros se incrementaban por las acciones ajenas. Sabía hacerlo bien, lo reconocía, pero no se lo diría, él lo sabia. Con una mirada de sus ojos bastaba.
Sus manos atrevidas eran insuficientes para su deseo y al entrabrir los labios una especie de jadeo se le escapó. Le miró a los ojos, descendiendo sus manos un poco más hasta rozar aquel anillo rosaceo entre las piernas del joven, mirandolo con ojos avidos de continuar.


La manera en que el pelirrojo suspiraba y finalmente dejo escapar ese jadeo, provoco una deliciosa descarga de excitacion que recorrio el cuerpo de Ceres de los pies a la cabeza, lo que junto con la mirada que le dedicaba su maestro, provoco que el tambien estuviera ya duro. Ante el roce de los digitos ajenos en su entrada, el mismo movio levemente sus caderas provocando una leve y fugaz penetracion de estos en su ano, haciendolo gemir ahogadamente contra la hombria de Drocell que seguia atendiendo en su boca.

Sentir como sus dedos se aventuraban a penas en la ajena entrada le hizo soltar un gruñídito bajo que se incrementó debido a las vibraciones que pudo sentir en su sexo erguido. No sacó sus dedos de su interior, más bien, los introdujo más profundamente, buscando hacer delirar al griego, empujando duramente en él, encatado con cada reacción que le provocaba y, a la vez, este provocaba en él. Sentía unas ansias profundas, casi animales, de tomarlo en ese instante pero primero esperaría porque quería oirlo delirar y suplicarle.


La espera del pelirrojo no fue muy larga, pues no paso mucho tiempo antes de que Ceres moviera mas sus caderas, no solo por el deseo de sentir mas esos digitos en su interior, sino para frotar su miembro erguido contra la pierna ajena como animalito en celo y no pudo resistir mucho antes de liberra su boca del orel para poder hablar entre gemidos y jadeos, aunque su mano seguia atendiendo la ereccion ajena -ahh... maes... tro... por favor...-

Le encantó escuchar sus suplicas y la sensación del miembro ajeno erguido contra su pierna cosa que hizo aflorar una sonrisa perversa en el rostro del maestro de ceremonias. Aunque ansioso, enredó sus manos en el cabello ajeno para separarle de su hombria y acercarle a sus labios de manera un tanto brusca pero sin lastimarle, deborandole los labios en un beso intenso, conforme empujaba sus dedos más profundamente en el ajeno interior. Al separarse le miró, lascivo - Dime que quieres que haga... - Le musitó sobre sus labios, dejando que ambas caderas y sexos se rozaran.


Profirio un jadeo como reaccion al tiron en su cabello y durante ese intenso y algo brusco beso entre ellos, algo de Eris salio a flote, mordiendo el labio inferior de Drocell sangrandolo un poco, para despues volver a esa manera sumisa de siempre, lamiendo la herida.

-Tomeme maestro... deje que mi cuerpo satisfaga sus deseos...- consiguio decir finalmente con la respiracion agitada y entrecortada, frotandose ya casi con desesperacion, deseoso de sentir la hombria erguida del pelirrojo en sus entrañas mas que listas para el.


Disfrutó de sentir como corria la sangre por su labio cuando este le mordió, disfrutando de la sensación un tanto masoquista. Apartó sus dedos de su entrada y le tomó los hombros para girarlo en el camastro, dejandolo bajo su silueta fornida, acomodandose entre sus piernas para atravesarle de una sola estocada, complaciendo los deseos ajenos y los propios. - mghmm!... - Su estrechez era deliciosa y no esperó demasiado antes de comenzar a moverse en su interior de manera acelerada e intensa,bamboleando su cadera contra la del menor, inclinandose para mordisquear sus rosaceos botones.


Ante el subito movimiento con el que quedo boca arriba en la cama y con Drocell sobre el, una sonrisa se dibujo en su rostro acompañada de un jadeo de excitacion y deseo y cuando finalmente le penetro de aquel modo todo el se estremecio mientras un grito ahogado escapaba ahora de sus labios y su cuerpo se retorcia de placer debajo del pelirrojo. -Aaahmm... ma... maestro...- murmuro entrecortadamente entre jadeos aferrandose al cuerpo ajeno con piernas y brazos, sus uñas se encajaron levemente en la espalda del otro, dejando finas marcas escarlata en su piel.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Mariuk
Omega
Omega
avatar

Mensajes : 3362
Fecha de inscripción : 20/02/2011

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Jue Feb 24, 2011 9:29 pm

Drocell arqueó un tanto la espalda al sentir las uñas del Ceres que se encajaban en su espalda, añadiendole cierto morbo a la escena. Mordió mas fuertemente los ajenos botones, con toda la intención de herirlos, mientras embestía con fuerza su interior. Y con todo el deseo de hacer más tortuoso para el otro aquel momento, le tomó de las muñecas, apartandolas de si para llevarlas sobre su cabeza, desplanzando sus dientes torturadores al cuello ajeno, donde fue dejando marcas a cada paso - ¿Lo disfrutas, Ceres? - Inquirió con ironía - Vamos, quiero escucharte... - Ordenó, sin detener sus acciones.

No paso mucho tiempo antes de que sintiera finos hilillos de sangre brotar de uno de sus pezones, pero eso lejos de causarle dolor, elevaban su libido haciendo que el mismo moviera mas sus caderas. Una expresion de frustracion se poso en su rostro cuando le tomo las manos por encima e su cabeza, inmovilizandolas e impidiendole cualquier roce o contacto con el cuerpo ajeno por lo que termino rasguñando sus propias palmas,
-si... si!!... ahhh maestro m... mas por favor...-
pidio gimiendo con cada marca que el pelirrojo dejaba en su piel la cual comenzaba a verse como un mapa de besos y mordiscos


Disfrutó de la manera en que el otro gemía, de aquella manera aguda y llena de placer, realmente como si disfrutara aquella tortura a la que le estaba sometiendo. Se separó de su cuello al ver los hilos de sangre que comenzaban a correr por su pecho, lamiendolos y saboreandoselos por entero, como si de un vampiro se tratase, manchandose sus labios de aquel rojo carmesí que junto a sus ojos rojizos le daban el aspecto de una extraña y lujuriosa bestia en medio de aquel furor sexual. Le lamió subiendo hasta el cuello para prenderse de su oido, haciendo más fuertes y profundas aquellas estocadas. - ¿Quieres... que te suelte las manos, Ceres? - Inquirió, sabiendo lo mucho que sufría por ello el acorbata - Quiero oir tus ruegos, que gimas más fuerte, anda... - Le dijo, como si fuera una petición, aunque en realidad era una orden.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Manzhanakaiyr
Beta
Beta
avatar

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Vie Jun 24, 2011 12:27 am

Cada beso y marca en su piel provocaban en el castaño una descarga de placer mas intensa que la anterior y a pesar de esta inmovilizado de sus manos contorsionaba el resto de su cuerpo pegandolo lo mas humanamente posible al ajeno, entrelazando sus piernas alrededor de las caderas del pelirrojo.

-Ma... Maestrooo ahhh se lo... ruego suelteme... Ceres promete que sera bueno y hara todo lo que diga...- de un momento a otro los gemidos se volvieron gritos pues a pesar de la fuerza y rudeza con que Drocell lo estaba poseyendo, el griego disfrutaba de cada embestida hasta la punta de los pies.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://xfactor.activoforo.com
Mariuk
Omega
Omega
avatar

Mensajes : 3362
Fecha de inscripción : 20/02/2011

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Vie Jun 24, 2011 11:51 am

Una sonrisa perversa se dibujó en el rostro del cirquero, escuchando las exclamaciones de placer ajenas. Portandose "bueno" con él, le separó las muñecas antes de hacerlo rodar en la cama, dejandolo sentado en su abdomen antes de soltarle.- Vamos, muevete...- Musitó, llevando su mano a masturbarle para darle impulso.- Haslo fuerte... Sabes como me gusta - Susurró, lascivo.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Manzhanakaiyr
Beta
Beta
avatar

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 13/01/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Dom Ago 07, 2011 5:26 pm

Sonrió al sentir como sus muñecas dejaban de estar apresadas por la mano ajena y sus ojos destellaron lujuria con el movimiento que los hizo cambiar posiciones, Drocell no tuvo que pedírselo dos veces antes de que empezara a moverse de arriba a abajo sobre el, con las manos apoyadas en el pecho ajeno, encajando las uñas en este para dejarle las mismas marcas rojizas que ya le había hecho en la espalda. Podía sentir su trasero rebotar contra las caderas ajenas y hacerlo subir a lo que el simplemente dejaba que la gravedad hiciera lo inverso, encajándose así una y otra vez el miembro erecto de su maestro en lo mas profundo de su pasaje, sintiendo como cada vez presionaba con mas intensidad contra su próstata. -Ahhh... tan... dentrooo... maestro no puedo resistir mu... mucho nhhh...- a pesar de sus palabras y de sentir como su cuerpo hormigueaba por el inminente orgasmo, no dejaba de moverse, buscando mas que su placer, el del pelirrojo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://xfactor.activoforo.com
Mariuk
Omega
Omega
avatar

Mensajes : 3362
Fecha de inscripción : 20/02/2011

MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   Mar Sep 20, 2011 11:43 pm

Ver como el otro aprovechaba sus formas en semejantes provocaciones sensuales le excitaba aún más, no podía contenerse, y ello le impulsaba a hacerlo moverse aún más sobre su cuerpo, disfrutando la sensación de sentir su estrecho pasaje alrededor de su sexo. Su mano se desvió al sexo del otro, comenzando a apretarlo con descaro, apretandolo un poco, masturbandolo a penas con bastante morbo antes de atraer una de sus manos para que el mismo continuara con la excitante tarea. - Vamos... continúa tú...- Musitó - Quiero ver como lo haces - Musitó, antes de erguirse un poco para alcanzar el cuello ajeno, mordiendolo, lamiendolo, dejando en él su marca como cada noche que terminaban haciéndolo de ese modo mientras el otro le complacía en cada sentido. Aunque nunca, jamás fuera admitirlo, estaba seguro de que le sería muy dificil encontrar a alguien que le complaciera como él.

_________________

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Metodos de Relajación   

Volver arriba Ir abajo
 
Metodos de Relajación
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Metodos de estudios.
» ¿Se deberáin poner banderas gigantescas de España en todas las ciudades?
» Un poco de relajación al aire libre [Priv: Ark]
» [China (Gran Muralla China)] Día de relajación
» Tranquilidad... relajación... Y... ¡Fantasmas!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
X FACTOR: El Futuro es Ahora :: Nueva York :: .:~*Brooklyn*~:. :: .:~*Macabre Circus*~:.-
Cambiar a: